C.A.B.A.: detuvieron a falsificadores de autopartes

La Policía de la Ciudad desbarató organización dedicada al robo y falsificación de autopartes. Se trata de un comercio de la calle Warnes en Villa Crespo que comercializaba piezas que no contaban con la habilitación para su comercialización. Además modificaban repuestos para que parezcan importados. El dueño del local se encuentra a disposición de la justicia.

La División Sustracción de Automotores de la Policía de la Ciudad realizó un allanamiento en un local comercial ubicado en la avenida Warnes al 1200 por la comercialización de repuestos que no contaban con la oblea RUDAC, que otorga el Registro de la Propiedad Automotor para vender piezas usadas. Se encontraron partes provenientes de hechos ilícitos y otros repuestos a los que les modificaban las marcas para que parecieran nuevos y de marcas importadas.

Tras la información recaba el personal policial logró establecer que el comercio vendía productos apócrifos y por orden del Juzgado Penal Contravencional y de Faltas N° 23 se realizó un allanamiento donde se logró secuestrar más de 10 mil piezas para vehículos de alta gama.

Los agentes de lafuerza policial porteña, en conjunto con personal de la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana, ingresaron al lugar con la presencia de testigos y encontraron que en la parte posterior del local estaban reacondicionando autopartes las cuales no podían ser reutilizadas. Los empleados se encontraban pintando y embolsando las piezas para luego venderlas como nuevas.

Además se secuestraron envoltorios de fábricas de automóviles alemanas y cajas de repuestos donde guardaban las piezas acondicionadas para hacerlas pasar como productos originales nuevos. También se secuestró una moladora que utilizaban para raspar las marcas y colocar encima las etiquetas de marcas las marcas de alta gama.

crédito: Prensa Policía de la Ciudad.

Los oficiales de la Policía de la Ciudad, secuestraron teléfonos celulares, computadoras, discos rígidos, documentación en papel y las máquinas que utilizaban. Se hizo presente el dueño del lugar quien fue imputado y se encuentra a disposición de la Fiscalía Contravencional y de Faltas N°2.

Cabe destacar que esta investigación guarda relación con un procedimiento realizado en la calle Seguí al 2500 en el barrio de Palermo donde se incautaron 80 mil autopartes en infracción a la Ley 25.761 a mediados de agosto.

De los dos operativos participó la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana perteneciente al Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad y la Agencia Gubernamental de Control (A.G.C.) quien fue la responsable de la clausura del local.

Narcomenudeo: detención en Flores

La Policía de la Ciudad detuvo a una mujer que repartía droga en un remís. Tenía 37 dosis de cocaína. Una ciudadana peruana fue detenida por la Policía de la Ciudad en el barrio de Flores, vendiendo estupefacientes a bordo de un remis.

Una brigada de la división Precursores Químicos se encontraba recorriendo la zona de Flores, cuando al llegar al cruce de la avenida San Pedrito y la calle Bonifacio observó un VW Suran detenido en la esquina, el cual al advertir la presencia policial emprendió la marcha a toda velocidad.

crédito: prensa Policía de la Ciudad.

Allí se inició una persecución hasta la calle Ramón Falcón al 2700, en donde los sospechosos fueron interceptados e identificados. El conductor se trataba de un hombre de 45 años, quien refirió ser remisero, y en el asiento trasero del auto viajaba una ciudadana peruana de 49 años.

Ante la presencia de testigos se efectuó una requisa, y en el vehículo fueron encontrados 37 envoltorios de cocaína, tres celulares y 770 pesos en efectivo. La fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 20 dispuso el secuestro de la droga y el traslado de ambas personas a la comisaría. 

Relacionados: 

Caso Lucas: “Los policías no pueden actuar sin identificarse”

Tras el caso de gatillo fácil donde perdió la vida Lucas González a manos de tres policías que le dispararon 12 veces a su auto junto a tres amigos en el barrio de Barracas., el ministro porteño Marcelo D’ Alessandro confirmó que “no se identificaron y que actuaron muy mal”.

El último informe de CORREPI informó que hubo 537 casos de “gatillo fácil, crímenes en comisarías o en manos de fuerzas de seguridad en distintas modalidades en 2020” en todo el país. Y de estos 121 casos en los últimos cinco años estuvo involucrada la Policía de la ciudad de Buenos Aires.

Los tres efectivos de la Policía de la Ciudad que participaron del operativo en el que fue baleado Lucas González formaban parte de la brigada de investigaciones de la Comisaría Vecinal 4D, del barrio de Barracas, cuyos integrantes patrullan la ciudad vestidos con ropa de civil y en automóviles sin identificación.

Fuentes de la investigación identificaron a los tres policías como el inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas, y el propio jefe de la Policía de la Ciudad, Gabriel Oscar Berard, confirmó que los mismos ya fueron separados de sus cargos, pasados a disponibilidad y se les inició un sumario administrativo debido a que existió una “mala actuación”.

Los familiares de los adolescentes que circulaban en el auto junto a Lucas González, el futbolista que murió esta tarde, aseguraron en declaraciones a la prensa que los policías se hallaban a bordo de un automóvil Nissan Tiida, color champagne, sin identificación y que los jóvenes se asustaron porque creyeron que podían ser víctimas de un robo.

El ministro de Justicia y Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro, aseguró en una conferencia de prensa que los efectivos que forman parte de las brigadas de investigaciones “muchas veces actúan por orden de los juzgados o por los fiscales en causas específicas”.

Además, aclaró que esos policías “no están uniformados”, que “actúan vestidos de civil” y que “muchas veces hacen tareas de prevención”.

“Eso no quiere decir que no tengan que identificarse, con los chalecos correspondientes con las credenciales y por supuesto dándose a conocer como funcionarios públicos”, agregó D’Alessandro.

Sin embargo, los familiares de las víctimas del hecho aseguraron que los policías “en ningún momento” se identificaron y rechazaron las versiones que aseguraban que los adolescentes estaban armados y que habían protagonizado “un tiroteo”.

Villa Lugano: atraparon al ladrón que se disfrazaba de “cartero”

La Policía de la Ciudad detuvo a dos delincuentes de 29 y 46 años que amenazaron a un empleado de Correo Argentino en el barrio de Villa Lugano con un arma de fuego para robarle las pertenencias y la camioneta con la que cumplía sus funciones.


Personal de la Comisaría Vecinal 8 A de la Policía de la Ciudad fue alertado días atrás por un vecino sobre un robo a un empleado del Correo Argentino en la intersección de las calles Crisóstomo Álvarez y Basualdo.

Los efectivos se trasladaron rápidamente al lugar y visualizaron al damnificado, que les indicó que en el interior de la camioneta se encontraban los dos ladrones.

Los policías les dieron la voz de alto a los delincuentes cuando intentaban sustraer el vehículo y los mismos descendieron y se dieron a la fuga a pie, pero fueron demorados a los pocos metros, en la calle Araujo al 2700.

Al requisar la camioneta, los efectivos encontraron una pistola 9 milímetros con el número de serie limado.

Los oficiales se comunicaron con la Fiscalía Criminal y Correccional Número 37, a cargo de la doctora Monteleone y ante la Secretaría Única, que dispuso la detención de los imputados, un hombre argentino y otro de nacionalidad uruguaya, y el traslado de ambos a la Alcaidía de la zona de la Policía de la Ciudad.

Además, se ordenó el secuestro del arma de fuego encontrada.

Golpe al narcomenudeo en Barrio 31

“Nuevamente la Policía de la Ciudad desbarata organizaciones dedicadas al narcomenudeo. Luego de una investigación de varios meses tenemos nueve detenidos, cientos de dosis decomisadas y cuatro búnkeres más cerrados. Ya llevamos 43 lugares de venta cerrados en el último año, atacando la economía del delito estos lugares fueron clausurados y es la forma de recuperar el barrio para los vecinos y hacer una Ciudad más segura”, afirmó el ministro de Justicia y Seguridad, Marcelo D’Alessandro. 

“Todo esto es posible gracias al trabajo incansable de los efectivos de Narcocriminalidad y de la Unidad de Prevención Barrial y el apoyo de los fiscales de la Ciudad que nos dan las herramientas para seguir luchando contra este flagelo”, agregó.

En el primero de los casos, personal de la División Operaciones Zona Norte, del Departamento Operaciones contra la Narcocriminalidad, de la Policía de la Ciudad pudo concluir con una investigación que llevó las últimas semanas en torno a la venta de droga en la zona.

Durante las tareas realizadas por los efectivos, se constató que dentro del Pasillo 15 Bis, los dealers realizaban “pasamanos” para entregar la droga de forma rápida y ágil, y evitar ser captados. Además, se verificó que en la zona los llamados “satélites” que alertaban a los dealers ante la eventual llegada de policías o gente desconocida.

Con toda la información acumulada, más los audios registrados de las escuchas de venta de droga como prueba del ilícito, la Unidad Fiscal Especializada en la Investigación de Delitos Vinculados con Estupefacientes (UFEIDE), a cargo de la doctora Cecilia Amil Martín, logró la orden para a allanar tres viviendas de la Manzana 15 Bis vinculadas a la comercialización de cocaína, pasta base y marihuana.

En las primeras dos propiedades, los oficiales incautaron 50 envoltorios de pasta base, 40 bolsitas de cocaína, cigarrillos de marihuana, un revólver calibre 32 con su numeración limada y sin municiones en el tambor, 93.870 pesos y 200 dólares.

Como consecuencia de los procedimientos, fueron detenidas ocho personas (cinco hombres y tres mujeres), entre las cuales estaba un masculino de nacionalidad peruana indicado como uno de los referentes de la organización.

El magistrado interventor avaló lo actuado por el personal policial y dispuso el traslado de los detenidos a la dependencia de seguridad, el secuestro del material encontrado y que se cierren tres búnkeres, dos de las propiedades de venta de droga y una tercer acceso a las habitaciones que utilizaban los integrantes de la red, para anularlos como centro de operaciones de los delincuentes.

Dos días después oficiales de la División Barrio 31-31 Bis del Departamento de Protección Barrial de la Policía de la Ciudad, cumpliendo con su labor de cercanía y vigilancia vio a un grupo aparentemente negociando estupefacientes, por lo cual solicitó apoyo por comando, pero los sospechosos, al notar la presencia policial escaparon por una escalera y luego por los techos.

Asimismo, los efectivos pudieron ver a uno cuando salía de una casa en la Manzana 115, dejando la puerta abierta, desde la cual se pudo ver gran cantidad de fajos de dinero y una conservadora con más dinero en su interior además de polvo blanco.

La Unidad de Flagrancia Este del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires ordenó que se instale una consigna en el lugar sin ingresar a la finca y la obtención de imágenes de cámaras instaladas en el barrio.

Horas después, el oficial que estaba de consigna vio que el sospechoso que había escapado merodeaba como si nada tuviera que ver, por lo cual fue interceptado e identificado. Se trata de un ciudadano peruano, de 28 años, quien quedó detenido por infracción a la Ley de Drogas 23.737 y horas después la Unidad de Flagrancia Este ordenó el allanamiento

Al realizar el procedimiento, los oficiales decomisaron 500 dosis de cocaína, 60 envoltorios con marihuana, 12 envoltorios con paco, 215.420 pesos, un cuaderno con anotaciones de interés para la causa, un celular Samsung Grand Prime, y dos cargadores de celular, todo lo cual fue secuestrado por orden de la fiscalía interventora, que dispuso también el tapiado del búnker.